En esta entrega del cilco de Halloween, trataremos El alucinante mundo de Norman. Una tierna historia de terror stop-motion con fantasmas, zombies y mucho corazón.

ParaNorman (El alucinante mundo de Norman), no solo consigue mezclar estos géneros con maestría si no que se permite atrapar a los más jóvenes y entretener a los adultos. Sin duda una película para toda la familia en estas fechas tan terroríficas.

Pesadilla antes de Navidad

Nos tenemos que remontar hasta 2009 para encontrarnos con lo que sería la primera piedra angular de esta compañía de Oregón. Con Coraline (Los mundos de Coraline), el estudio Laika dio su pistoletazo de salida,e siendo esta aclamada tanto por crítica como por público.

El éxito de esa cinta vino en parte gracias a la labor de su director, Henry Selick. Un animador que ya había dirigido con anterioridad películas como Jake y el melocotón gigante y la extraordinaria Pesadilla antes de Navidad.

Referente en el terror stop-motion
Tim Burton y el director Henry Selick en el set de Pesadilla antes de Navidad

Siguiendo la estela de su primera obra, la siguiente seria la confirmación del estudio Laika como una de las productoras más originales y que más arriesgaba a la hora de producir contenido audiovisual, siendo el stop-motion su seña de identidad.

Con esto llegamos al año 2012 donde se estrenó ParaNorman, la segunda piedra angula de la compañía que recoge todo lo aprendido en su primera obra y lo lleva un punto más allá, tanto a nivel técnico como narrativo.

Marionetas con vida

Con Coraline, llegó la revolución del stop-motion al usar la impresión 3D para hacer las diferentes partes de las marionetas. Eran piezas en blanco y negro a las que posteriormente se tenían que pintar a mano.

Con ParaNorman se usó por primera vez la impresión 3D a color, algo que no solo agilizó el proceso de producción si no que permitió generar una mayor cantidad de expresiones faciales y de detalles. Los diseños de los personajes se hicieron mezclando esqueletos mecánicos y piezas de plástico impresas menos para los zombies. Para la piel y la expresión facial de los zombies se usó silicona.

Lo más llamativo de la producción es la cantidad de detalles que podemos encontrar en los escenarios, que dotan de vida el mundo en el que transcurre la película. Algo peculiar fue el detalle del estómago de Neil, el amigo y compañero de Norman. Se diseñó un mecanismo para dotar de movimiento propio a la barriga del personaje y así dar la sensación de que respiraba de verdad.

 

Terror stop-motion para toda la familia

Si algo caracteriza las producciones de Laika es la habilidad con la que arman una historia entretenida y accesible para el público más joven pero siempre con un toque adulto y tratando al espectador con respeto e inteligencia. Junto con Coraline y Kubo, esta entraría en la categoría de cintas no aptas para los más pequeños. Plagada de una imaginería visual bastante terrorífica y con cierto humor negro. Esta consigue contar una historia de aventuras al estilo Dawn of the Dead con un alegato contra el bullying muy potente.

LEER MÁS  INICIATIVA VENGADORES Nº 20: Capitana Marvel

La película está llena de puro «slapstick», con un humor más adulto y que caricaturiza los propios clichés del género dando como resultado una propuesta muy interesante con más de una capa, haciéndola disfrutable a distintos niveles. En definitiva, terror en stop-motion para toda la familia.

terror zombie en stop-motion
Zombie saliendo de la tumba

Fantasmas stop-motion

El film no solo se queda en el propio homenaje a las películas de zombis si no que se adentra también en el subgénero de fantasmas, dando una visión opuesta a la del protagonista de El sexto sentido (M. Night Shyamalan, 2000). Norman, no solo puede ver fantasmas sino que no le dan ningún miedo e interactúa con ellos con total naturalidad, como con el de su abuela.

La relación de Norman con distintos fantasmas a lo largo de la historia será la que nos hará empatizar 100% con el personaje y entender las motivaciones de los protagonistas y de otros tantos que aparecerán más adelante en la trama.

familia stop-motion
La familia de Norman con su abuela fantasma

En resumen, El alucinante mundo de Norman es una brillante actualización del género de zombies y fantasmas para toda la familia,  que gracias al uso del stop-motion consigue insuflar más vitalidad y corazón a una historia típica y cliché pero llena de sorpresas y de humor.

Laika todavía estaría a un paso de llegar a su zenit en lo que animación se refiere, pero comparándola con su anterior obra esta representa un gran paso adelante y un nivel más de calidad y de atención al detalle que es de agradecer.

Un terrorífico saludo y que el buen cine os acompañe.

 

Escucha nuestro programa sobre Kubo y las dos cuerdas mágicas

1 Comentario