Las mejores brujas de la pantalla para Halloween

Seguimos con el especial de Halloween de Cronocine, el Cronohalloween. Y tras, por ejemplo, los fantásticos análisis de El alucinante mundo de Norman, la siempre recuperable Freaks o una magnífica Historia del cine de terror que han hecho mis compañeros, ahora ¡hablamos de brujas!

CronoHalloween

Ha llegado la noche de Halloween y entre tantos esqueletos, zombis, vampiros y otras criaturas más modernas como Jokers y Harleys, queremos hacer un pequeño homenaje a ciertos caracteres que están siendo algo olvidados, muy injustamente.

Poseen una imagen icónica como pocas, tanto que tan solo necesitamos una silueta o un par de sus objetos más comunes para identificarlas: esa gran nariz, sus verrugas, su gato negro, su caldero y, sobre todo, ese sombrero de pico junto a la escoba voladora. Algunos de estos símbolos y objetos han ido desapareciendo por el camino de la modernidad pero por muy contemporánea que sea la bruja, nadie se resiste a hacerla volar en una escoba.

Brujas Halloween

Vamos a ver las que, en mi opinión, son los mejores ejemplos de bruja en pantalla (grande y pequeña) bien por lo que has representado en nuestras pesadillas, bien por la originalidad con la que han sido tratadas.

Los primeros tiempos, las primeras brujas

Es inevitable comenzar por los años 30. Aunque el cine mudo ya nos trajo alguna bruja a la gran pantalla (como es el caso de La espada mágica, de 1901) sin duda una de las primeras brujas importantes nos la dio la animación. Fue Disney con su maravillosa Blancanieves (1937) la que nos trajo una bruja (con manzana envenenada incluida) que después de tantos años sigue aterrando a los espectadores, grandes y pequeños, una verdadera Reina del Mal (guiño, guiño).

Tan solo dos años después, en 1939, el cine volvió a recurrir a la literatura para lograr otra creación memorable, El Mago de Oz de Victor Fleming, que nos traería a Margaret Hamilton haciendo un doble papel, Miss Gulch y, sobre todo, Zelena, la malvada bruja del Oeste ¿Quién puede olvidar a la malvada gobernante de la tierra de los Winkies con su piel verde?

La modernidad: las brujas llegan a nuestros tiempos

Damos un gran salto (décadas) y nos colocamos en los rebeldes años 60, donde la adorable Elizabeth Montgomery nos trajo a la pequeña pantalla a una de las primeras brujas buenas, Samantha, en la serie Embrujada (Hechizada, Me casé con una bruja, etc.) una comedia donde Dick York estaba, literalmente, casado con una bruja… y con una bruja como suegra, claro. Nada menos que 12 años duró esta serie en pantalla, posiblemente la serie con una temática sobrenatural más longeva de la televisión. En 2015 tuvo su película, esta vez interpretada por Nicole Kidman.

Damos otro salto y llegamos a los años 80, donde el cine, en muchos sentidos, explotó. Una de mis películas de brujas favoritas es Las brujas de Eastwick, también basada en una novela (tendremos muchas en esta lista) y dirigida por George Miller. ¿Os imagináis a Cher, Susan Sarandon y (mi adorada) Michelle Pfeiffer que, aburridas, invocan al mismísimo Diablo que, como colofón, tiene la forma de Jack Nicholson? Una comedia que va cambiando de tono según avanza el metraje y que es sin lugar a dudas digna de ser rescatada.

Y si hablamos de brujas, en plural, no podemos olvidarnos de la adaptación de la divertida novela de Roald Dahl que se llama precisamente así, Las brujas (La Maldición de las brujas 1990). Aunque esta película no es una de las mejores de la historia del cine, ni mucho menos, posee un encanto peculiar que la hace muy divertida tanto para niños como para adultos, gracias seguramente a la prosa (y la mala baba) de Dahl.

Y si de una bruja moderna y pizpireta hablábamos con Samantha en Embrujada, en 1996 tuvo lugar el primer capítulo de otra bruja joven, Sabrina que, junto a sus dos tías y su gato charlatán Salem nos darían grandes y divertidos momentos durante ocho temporadas.

Curiosamente, Sabrina ha tenido recientemente una revisión en la serie de Netflix Las escalofriantes aventuras de Sabrina (2018-2019) que presenta grandes diferencias con su predecesora ya desde el título. Pocas similitudes existen entre ambas y si lo que queréis ver es una serie a ratos terrorífica, con una singular visión de la Iglesia del Mal, y con unos magníficos personajes, esta es vuestra serie.

Otra serie de brujas, con algunos momentos buenos en sus nueve temporadas (sobre todo al principio) es Embrujadas (Charmed 1998-2006) donde las tres hermanas Halliwell descubren “El Poder de Tres”. Como digo, la serie fue decayendo estrepitosamente según avanzaba en el tiempo. En octubre de 2018, coincidiendo con el 20 aniversario de su primer capítulo, se estrenó un reboot en el canal The CW con el mismo título y la misma premisa.

Vamos llegando al final y quiero destacar solo dos brujas más, una con un papel secundario y otra como protagonista.

La secundaria es Bellatrix Lestrange, una de las más fieles y peligrosas mortífagas de Lord Voldemort, a la que dio vida en el cine por la singular actriz Helena Bonham Carter en dos de las películas de la saga.

Y, para terminar, cerramos el círculo que comenzábamos con Blancanieves, de Disney y llegamos también a una bruja basada en una de sus más famosas adaptaciones, La Bella Durmiente (1959) donde aparece la aterradora Maléfica, a la que actualmente da vida Angelina Jolie en dos películas que destacan por la nueva visión de esta bruja, lejos de la que conocíamos.

Y estas son las brujas de la pantalla que hemos seleccionado para vosotros. Por supuesto faltan muchas (nuestra adorada Willow, por ejemplo) pero no podíamos traer a todas (porque esta noche de Halloween están muy ocupadas). Lo que sí podéis hacer es dejarnos en los comentarios cuáles son vuestras brujas favoritas y por qué ¡Queremos saberlo! Feliz noche de Halloween, Feliz día de los Muertos y Feliz Samhain a todos