‘La Trinchera Infinita’. La verdadera vencedora del Zinemaldi.

0
81

Jon Garaño, Aitor Arregi y José Mari Goenaga, grupo también conocido como Moriarti (nombre que procede de la productora, del mismo nombre, de la que son parte), presentaron en la sección oficial de la 67ª edición del festival de cine de San Sebastián

su tercera película grupal. Tras poner el listón muy alto primero con ‘Loreak’ y después con ‘Handia’, los directores vascos nos traen una película que se sitúa entre los años 1936 y 1977. Y que nos cuenta las desgracias sufridas por una pareja andaluza perseguida por el bando nacional.

 

La película comienza de manera magistral. Con un dinamismo y desestabilidad que provoca al espectador una sensación de tensión e inseguridad espectacular. Pasados los primeros treinta minutos, más o menos, el ritmo baja y nos van mostrando los eventos históricos más relevantes de aquella época a través del sufrimiento y las vivencias de la pareja.

 

La película más premiada del Zinemaldia 2019.

 

Aunque no fue galardonada con el premio mas importante de la noche, la Concha de Oro, todos los medios afirman, por unanimidad, que ‘La Trinchera Infinita’ fue la gran

triunfadora del festival. Nada mas ni nada menos que con 6 premios. A los tres galardones oficiales, por mejor guion, mejor dirección y mejor película vasca, se les sumaron el premio ‘Feroz’ a la mejor película y el ‘Flipesci’ (premio concedido por la critica internacional).

 

Además de eso, se espera que tenga gran presencia en los premios Goya, repartidos por la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España, en el próximo mes de enero.

 

Moriarti lo vuelve a hacer.

 

El trío de dirección hace un espléndido trabajo mostrándonos el sufrimiento de esos «topos», nombre que recibieron todas esas personas que permanecieron escondidas en sus casas durante la Guerra civil y años posteriores. Me parece maravillosa la utilización que hacen los cineastas vascos del fuera de campo. También es reseñable la importancia que le dan al punto de vista subjetivo, ya que vemos gran parte de la película a través de los ojos de Higinio. Por esos magníficos detalles, entre otros, fueron premiados con la concha de plata a mejor dirección de la pasada edición del festival de San Sebastián.  Además de eso, también se llevaron la concha de plata a mejor guion, ya que también fueron los escritores de la película.

 

Los directores vascos, después del éxito de ‘Handia’ y de ‘Loreak’, justifican con esta película porque se les considera como tres de los cineastas más interesantes del panorama cinematográfico nacional.

 

Actuaciones de 10.

 

La película está protagonizada por Antonio de la Torre (Higinio) y Belén Cuesta (Rosa) y tiene actores secundarios como Jose Manuel Poga o Vicente Vergara. En general, el reparto hace un magnífico trabajo. Pero el dúo protagonista destaca por encima de todo. Antonio de la Torre y, sobre todo, Belén Cuesta están inmensos en este film.

 

Antonio de la Torre sigue en su línea y protagoniza un muy buen papel en el que nos trasmite esa angustia que sufre su personaje a la perfección. Después de llevarse el Goya a la mejor interpretación masculina por su actuación en ‘El Reino’, el actor malagueño se consolida como el gran actor que es.

 

Pero la gran sorpresa del film, sin duda, es la interpretación de la parte femenina de la pareja. Belén Cuesta, conocida por actuaciones en películas como ‘La llamada’ o ‘Kiki, el amor se hace’, interpreta, probablemente, el mejor papel de su carrera en ‘La Trinchera Infinita’. La actriz sevillana ejecuta en este film una de las actuaciones más interesantes de lo que llevamos de año. Que la sitúa como gran favorita a llevarse el Goya a la mejor interpretación femenina.

 

Conclusión.

 

Federico García Lorca, en una de sus citas más célebres, decía que “La única cosa que la vida me ha enseñado, es que la mayoría de las personas pasan sus vidas embotelladas dentro de sus casas haciendo las cosas que odian”.  Y es que, describe perfectamente esta película. Ya que ‘La Trinchera Infinita’ nos trasmite todo el sufrimiento de esas personas que tuvieron que permanecer escondidos en sus casas por miedo a ser asesinados.  En general, la película es una maravilla sobre todo por su dirección y actuaciones.  Y por eso y mucho más, fue la sensación del pasado festival de San Sebastián y seguro que dará mucho de qué hablar en el futuro.