West Side Story (2021): Spielberg lo consigue y nos hace soñar

0
294

West Side Story de Steven Spielberg es un visualmente asombroso acto de adoración a los antepasados. Nadie más que Spielberg podría haberlo logrado, creando una película en la que la partitura de Leonard Bernstein y la letra de Stephen Sondheim resplandecen con una claridad nueva y feroz.

El West Side Story de Steven Spielberg

Spielberg ha trabajado con el guionista Tony Kushner para cambiar el libro original de Arthur Laurents, ampliando los diálogos en español además, por supuesto, de mantener gran parte del lenguaje visual de la coreografía estilizada de Jerome Robbins.

West Side Story (2021)

Si bien muchos nos preguntábamos por qué Spielberg se metía en el lío de abordar una película musical ampliamente considerada como un clásico sin edad, ahora podemos comprobar que su remake posee una vida propia. El director demuestra un dominio magistral de la acción física a través de su refinado sentido del espacio y la composición. Este será su primer musical, pero parece que los ha estado haciendo durante toda su carrera: «The Rumble» tiene lugar en un almacén utilizado para almacenar sal y parece una cantera interior, con el uso de tomas desde arriba de Kaminski produciendo efectos escalofriantes que acompañan a la música para transmitirnos el peligro.

Por suerte, esta nueva West Side Story no se ha actualizado históricamente trayéndola a los tiempos contemporáneos, pero tampoco es un remake fotograma a fotograma. Reproduce el ambiente de la época original (finales de los 50 en Nueva York) con impresionantes construcciones digitales, cuyos detalles auténticos coexisten con una teatralidad declarada y admitida abiertamente, ya que esta nueva versión bebe más de la versión teatral que de la cinematográfica. Y Spielberg no intenta ocultar ninguno de esos orígenes escénicos. Su dominio de la técnica es apasionante. La pantalla adquiere una nueva dimensión en esta poderosa y a veces fascinante traducción del musical de Broadway.

Poster for the movie "West Side Story"

Esto hace que en la pantalla grande asistamos a una especie de teatro filmado, con un efecto un tanto irreal, pero de forma que no podrás de apartar la vista de las imágenes y secuencias del prólogo, con los escombros del Upper West Side en 1958, donde las viviendas están siendo demolidas para construir el nuevo y elegante Lincoln Center. La elegante cámara del director de fotografía Janusz Kaminski, después de deslizarse, abalanzarse y volar sobre los escombros de un extenso sitio de demolición, se acerca a un letrero que declara el área «Propiedad comprada por la ciudad de Nueva York para la limpieza de tugurios». El primer bofetón en toda la cara de Spielberg a la sociedad actual.

West Side Story: una historia visual

Junto a esto, el diseño de producción de Adam Stockhausen y el vestuario de Paul Tazewell crean una palpitante sensación de realidad, de transportarnos a aquel tiempo. A esto se unen los colores saturados, resplandecientes y a menudo radiantes que nos recuerdan los musicales de películas clásicas en Technicolor.

El nuevo guion inclina la balanza del interés en un tema que, aunque ya estaba en el libreto original, se enfatiza en esta nueva versión dado su, por desgracia, carácter tan actual, pero sin caer nunca en el didacticismo. Aunque la historia original se basó en los famosos Romeo y Julieta de Shakespeare, existe una gran diferencia: los Jets y los Sharks, a diferencia de los Montesco y los Capuleto, no son iguales, los Jets son blancos, con una ventaja importante sobre sus enemigos puertorriqueños, y esta producción, con un magnífico casting latino para los Sharks, señala sin acritud la similitud tribal de los policías blancos con los Jets, en una especie de neutralidad cobeligerante.

LEER MÁS  Cegado por la luz: celebrando la juventud a través de Bruce Springsteen

 

Ansel Elgort interpreta a Tony, un joven blanco y ex-miembro de los Jets que esta película imagina que acaba de salir de prisión por un acto de violencia que lo ha asustado lo suficiente como para que no se involucre de nuevo en una guerra de pandillas. Ahora prefiere una vida más tranquila en la droguería de Doc o, mejor dicho, junto a la viuda de Doc, Valentina, maravillosamente interpretada por Rita Moreno, que era Anita en la versión original de 1961. Ambos construyeron un matrimonio por amor anglo-latino, el futuro que Tony y María deberían haber tenido.

West Side Story (2021)

El mejor amigo de Tony es el líder de los Jets, Riff, interpretado por Mike Faist, quien quiere desesperadamente alistar a Tony para una nueva pelea planificada con los Sharks puertorriqueños que están invadiendo su territorio cada vez más (otra forma de ver ese subtexto del malestar protestante por el aumento católico).

El líder de los Sharks, Bernardo (un magnífico David Alvarez), tiene una ardiente relación con su novia Anita (una exuberante e inteligente Ariana DeBose) mientras mantiene una protección opresiva de su hermana María (la recién llegada Rachel Zegler y sin duda uno de los mayores alicientes de esta película). Como ya sabemos que pasará, Tony y María se conocen y se enamoran y su romance transgresor muestra a todos por un segundo la posibilidad de un futuro moderno y no sectario. Pero, como también sabemos, todo termina en violencia y drama.

West Side Story (2021)

Spielberg nos transmite desde el principio hasta qué punto los Jets sienten que son dueños de las calles, con movimientos de ballet secos y violentos, armados con latas de pintura y pinceles robados, con una violencia visceral capturada en el asombroso trabajo de cámara de Kaminski. O los peatones esquivando nerviosamente a los engreídos pandilleros que se abren camino a través de la «Jet Song».

Elgort y Zegler son una pareja más real que Richard Beymer y Natalie Wood en el original pero mantienen la misma inocencia fundamental y la extravagancia pintoresca de esa juventud inmediatamente anterior a los años 60. Los callejones traseros entre bloques de apartamentos, adornados con ropa colorida, dan un efecto mágico a las canciones de amor, «Maria» y «Tonight», con Tony trepando por la escalera de incendios con el incontenible entusiasmo juvenil de esta última canción.

Como ya le ocurriera a Beymer en la versión anterior de 1961, Elgort también es un poco soso (tal vez debido a la ingenuidad del personaje), pero es un gran cantante y un bailarín muy apreciable (aunque tarda en demostrarlo). Sin embargo, Zegler, en su papel de María, es todo un descubrimiento, con una delicadeza que la hace parecer flotando en el aire, una voz maravillosa que se hace más evidente con su cadenciosa soprano y una buena actuación, como queda patente en el contraste de su rabia final frente a la dulzura del personaje que hemos visto hasta entonces.

LEER MÁS  CronoCine 2x12: Moulin Rouge

West Side Story (2021)

En cuanto a los secundarios, todos brillan por su gran trabajo: Faist, como un Riff inteligente y vigoroso, nervioso e impulsivo; Álvarez, con un Bernando que nos muestra un orgullo feroz y un liderazgo natural; y la magnífica DeBose, quien prácticamente salta de la pantalla a nuestros ojos con imponente sensualidad como Anita, un tornado que gira y agita la falda en sus números de baile pero también una voz sensata de la razón, dispuesta para enfrentarse al machismo de Bernardo con una mirada fulminante. Su cambio de actuación cuando recibe la devastadora noticia es impresionante.

West Side Story (2021)

Por último cabe destacar el papel de Anybodys, el aspirante a Jet siempre rondando a la banda y siempre dejado de lado. No sé si es una muestra de la forzada inclusión o de un intento de Kushner por dar voz a las sensibilidades contemporáneas.

West Side Story es una obra montada con mucho gusto y estilo, impresionante, cargada de emociones y violenta y eso se refleja en el montaje. Técnicamente, es magnífica: el uso del color es deslumbrante, el trabajo con la cámara a menudo es emocionante, el diseño de producción captura el estado de ánimo y la acción en sí y la ágil edición de ésta imponen un impacto dramático en el espectador a pesar de que sabe lo que va a pasar.

El musical

Y no olvidemos que es un musical. La música de Leonard Bernstein suena más emocionante que nunca (ni siquiera José Carrera y Kiri Te Kanawa, a pesar de sus magníficas voces, consiguieron darle tal fuerza). Pero es que, además, la impresionante coreografía de Jerome Robbins se aprovecha inteligentemente de que el cine no está limitado por las restricciones de espacio del escenario. Sus números de baile son simplemente espectaculares, mezclándose con la historia y llevando a cabo una acción que transporta al espectador y marca el ritmo visual de la obra.

West Side Story (2021)

Un claro ejemplo de esto es el número “América”, con una letra que enfrenta las virtudes de Estados Unidos con las de la patria de los puertorriqueños y que proporciona uno de los bailes de producción más sensacionales de toda la película, haciéndonos pasear por las calles del Nueva York de los 50 de una forma maravillosa. Las calles crepitan con vitalidad en esta canción, con Anita liderando a las mujeres mientras reclaman su lugar en una nueva vida sobre la que sus novios siguen siendo ambivalentes, y su buen humor atrae gradualmente a toda la comunidad y, por supuesto, al espectador.

West Side Story (2021)

Spielberg y Kushner demuestran su gran amor no solo por el musical de 1957 y también por la versión cinematográfica anterior. No solo no existe ninguna señal de que esta versión intente hacer obsoleta a su predecesora sino que incluso rinde homenaje a la película de 1961. Por nombrar solo dos de los casos más obvios: algunas coreografías calcadas y la creación de un papel central diseñado específicamente para Rita Moreno.

LEER MÁS  CronoCrítica. Joker

A pesar de todo, algunos cambios pudieran parecernos algo “desafiantes” como por ejemplo que se hayan reordenado las canciones en esta versión, pero ha sido solo para ofrecerlas en el orden del musical de Broadway. Eso ha hecho que la ubicación de la magnífica canción «I Feel Pretty» de Maria sea algo extraña, ya que ahora está situada tras dos muertes que ella todavía ignora. En cambio, la idea de cambiar “el decorado” por unos grandes almacenes, donde las mujeres puertorriqueñas trabajan durante el turno de noche como limpiadoras, es un gran acierto.

 

Otras canciones adquieren un tono diferente, sobre todo «Cool», que se convierte en un desafío en el que Tony advierte a Riff que detenga la violencia, mientras que Riff se vuelve contra su amigo, interpretando sus palabras de advertencia como deslealtad.

La nueva West Side Story no nos hará olvidar la gloriosa versión cinematográfica de 1961. Con un elenco más inclusivo, étnicamente apropiado y juvenil (Tony Kushner ha adaptado el material evitando respetuosamente los estereotipos culturales), esta es una nueva versión, cargada emocionalmente y profundamente conmovedora, haciendo más atractiva la historia para las nuevas generaciones.

West Side Story es una flor de invernadero del teatro musical. Es inevitable entregar el corazón a este conmovedor cuento de hadas estadounidense de amor trágico, y más si un maestro como Spielberg le lava la cara y nos lo vuelve a traer a nuestros cines.

West Side Story (2021)

West Side Story está dirigida por Steven Spielberg a partir de un guión de Tony Kushner, está protagonizada por Ansel Elgort (Tony); Rachel Zegler (María); Ariana DeBose (Anita); David Alvarez (Bernardo); Mike Faist (Riff); Josh Andrés Rivera (Chino); Ana Isabelle (Rosalía); Corey Stoll (Teniente Schrank); Brian d’Arcy James (Oficial Krupke); y Rita Moreno (en el papel de Valentina). Moreno, también es una de las productoras ejecutiva de la película.

El equipo creativo está formado por Kushner, que también ejerce de productor ejecutivo, además de Justin Peck, que coreografía los números musicales de la película, Gustavo Dudamel, prestigioso director de la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles y que dirigió la grabación de la banda sonora, el compositor y director de orquesta David Newman, que ha realizado los arreglos de la música, la compositora Jeanine Tesori, que ha supervisado el reparto de voces y el supervisor de la música Matt Sullivan, productor ejecutivo musical de la película.

West Side Story es una adaptación para la gran pantalla del espectáculo original de Broadway de 1957, con libreto de Arthur Laurents, música de Leonard Bernstein, letras de Stephen Sondheim y concepto, dirección y coreografía de Jerome Robbins y se estrena en España el próximo 22 de diciembre.